Iñaki Feliu

Iñaki es enfermero. Estuvo en la isla de Samos, en Grecia, donde llegan unas 300 personas al día, para ayudar a los que conseguían llegar a la costa. Para él fue muy fácil empatizar con las personas refugiadas, que habían pasado de tener una vida como la nuestra a huir a donde fuera dejándolo todo atrás. Después de haber convivido con ellos, Iñaki pide que la empatía que él sintió se extienda: “no tenemos que hacer ninguna distinción: serán nuestros vecinos”.