FAQ

¿Cuál es la diferencia entre persona refugiada, migrante y solicitante de asilo?

Según la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados (1951), el término refugiado se aplica a toda persona que tiene “temores fundados de ser perseguido por razones de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentra fuera de su país de origen y no puede o no quiere, a causa de estos temores, acogerse a la protección de su país”. Las personas solicitantes de asilo son aquellas que solicitan el reconocimiento de refugiado (o similar), pero el caso de las cuales aún no ha sido evaluado de manera definitiva. No todos los solicitantes de asilo son reconocidos como personas refugiadas, pero todos los refugiados han sido solicitantes de asilo. En la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja entendemos por migrante quien abandona su lugar de residencia habitual para trasladarse a otro lugar de su país o del extranjero para buscar oportunidades o perspectivas mejores o más seguras. La migración puede ser voluntaria o forzosa pero casi siempre es una combinación de decisiones y limitaciones que llevan a la intención de vivir fuera durante un largo tiempo. Los refugiados son una tipología de migrante, que constituyen una categoría especial según el derecho internacional. Lo que se reconoce normalmente como migrante es la persona que deja su país por razones de orden socioeconómico. La situación administrativa de las personas solicitantes de asilo es muy distinta de la de otras personas inmigrantes que llegan a nuestro país, cosa que condiciona enormemente su proceso de integración. Al formalizar su solicitud de protección internacional (asilo), al solicitante se le concede la permanencia legal en España, hasta que esta solicitud esté resuelta. A los seis meses de esta concesión, se le otorga permiso de trabajo. Si la solicitud se resolviera positivamente, se concedería la residencia. Si no, quedaría en situación administrativa irregular, a no ser que pudiera regularizarla por algún supuesto de la denominada Ley de extranjería.

¿Están llegando personas refugiadas al Estado español o aún no han llegado por razones políticas?

El Estado español se ha comprometido a acoger a más de 10.000 personas refugiadas entre 2016 y 2017 en el marco de la Unión Europea. Según datos del Ministerio de Interior, hasta el pasado 30 de junio, habían llegado al Estado español 305 personas refugiadas procedentes de los planes extraordinarios de la UE. Desde la Cruz Roja se ha pedido tanto a las autoridades europeas como españolas que aceleren al máximo la llegada de personas refugiadas a los países de acogida. A parte de los planes extraordinarios de la Unión Europea, siguen llegando personas refugiadas a nuestro país por las vías ordinarias por frontera, tanto a través de los diferentes aeropuertos como por los Centros de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETIS) de Ceuta y Melilla. Principalmente por el aumento del flujo de llegadas por las vías ordinarias, se ha multiplicado el número de personas refugiadas atendidas por la Cruz Roja en los últimos años. Si en 2014 la Cruz Roja en Cataluña atendió 503 personas refugiadas, en 2015 esta cifra llegó a 975 y en 2016 continuó al alza.

En Cataluña, ¿qué acciones hace la Cruz Roja para dar apoyo a la población refugiada?

La Cruz Roja gestiona un programa estatal para facilitar la acogida y la integración de la población refugiada, que consta de diversas fases. En primer lugar, está la fase de acogida (de 6 meses de duración), durante la cual las personas refugiadas pueden acceder a centros de acogida residencial, donde puedes cubrir sus necesidades básicas y ya empiezan a recibir el apoyo individualizado para preparar su posterior itinerario de integración. En segundo lugar, está la fase de integración (6 meses), en la cual se promueve la autonomía y la independencia de las personas refugiadas y su inclusión social en diferentes puntos del territorio. En tercer lugar, durante la fase de autonomía (6 meses más) se da un apoyo puntual y ayudas económicas esporádicas a las personas refugiadas, que ya se encuentran en la fase final del programa. En cuarto lugar, en los casos más vulnerables en que sea necesario, existe una fase de prórroga de 6 meses más. Además de gestionar este programa, la Cruz Roja desarrolla otros servicios para la población refugiada, por ejemplo un programa para facilitar sus oportunidades laborales: el programa Ariadna. También da asesoría y apoyo integral (asesoría legal, apoyo social, psicológico…) desde servicios como el SAIRE (Servicio de Atención a Inmigrantes, Extranjeros y Refugiados) del Ayuntamiento de Barcelona o el Servicio de Refugiados de la Cruz Roja en Gerona.

¿La Cruz Roja está salvando vidas en el mar Egeo?

La Cruz Roja y la Media Luna Roja están atendiendo las necesidades de personas refugiadas y migrantes en 28 países del continente europeo a través de la distribución de alimentos y artículos de emergencia, acceso a agua potable, salud, refugio, servicios de traducción y restablecimiento del contacto familiar. En emergencias tan complejas es necesario desarrollar muchísimas tareas para atender las necesidades de las personas y las diferentes organizaciones asumen diferentes tareas. En el caso de Grecia, la actividad de salvamento marítimo en aguas griegas la lleva a cabo el servicio de guardacostas griego. La Cruz Roja Helénica se centra en otras acciones igualmente vitales para preservar la vida y la dignidad de las personas que llegan a las costas griegas huyendo de los conflictos en sus países. La Cruz Roja Española da apoyo y refuerza los servicios de la Cruz Roja Helénica, en concreto con la asistencia sanitaria a las personas migrantes y refugiadas que llegan a las Islas de Samos y Chios (Grecia) y a la región de Atenas (actualmente en Ritsona y Skaramangas). Además, continúa realizando actividades de apoyo psicosocial en las cuales trabaja fundamentalmente con niños y niñas y difunde información clave entre la población que llega a la zona.

¿Cuántas personas refugiadas han llegado a Europa y cuántas han sido acogidas en algún país de la UE?

Europa acoge su mayor crisis migratoria desde la II Guerra Mundial. Durante el 2015, llegaron más de 1 millón de personas refugiadas a las costas europeas y miles de ellas han muerto durante su trayecto por el Mediterráneo. Si queréis consultar los datos actualizados sobre este tema, lo podéis hacer en la web de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR). La Unión Europea se ha comprometido a acoger y distribuir entre diferentes países de la UE cerca de 160.000 personas refugiadas en dos años, de las cuales 10.772 corresponden al Estado español. Pero, de la misma forma que pasa en el caso del Estado español, el ritmo de entradas aún es demasiado lento para conseguir este objetivo en dos años. Por eso, la Cruz Roja ha pedido tanto a las instancias europeas como españolas que aceleren la acogida de refugiados en los diferentes países de la UE.

¿Qué piensa la Cruz Roja sobre el acuerdo entre la UE y Turquía?

El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja continúa insistiendo en que es imprescindible y urgente un acuerdo conjunto y solidario entre todos los países de la UE para acoger a todas las personas refugiadas que han llegado a nuestro continente y garantizarles un entorno seguro y toda la ayuda humanitaria que merecen para que puedan rehacer sus vidas. El reciente acuerdo al que han llegado la Unión Europea y Turquía para la gestión de flujos de refugiados nos suscita, más allá de la duda sobre la legalidad de algunas de las medidas propuestas ya manifestada por diversos organismos internacionales, una profunda inquietud respecto al impacto en la efectiva protección de las personas. Creemos que el éxito de la cooperación entre Turquía y la UE debe ser medido en términos cualitativos: que los derechos de los migrantes sean respetados y satisfechas sus necesidades humanitarias, y no cuantitativos: que baje el número de personas que cruza el mar Egeo. El cierre de fronteras y las medidas puestas en marcha para intentar evitar la llegada por mar desde Turquía a Grecia no están teniendo en cuenta las crecientes necesidades humanitarias existentes. Se debe garantizar el retorno de manera segura y con dignidad, en pleno cumplimiento de los derechos fundamentales. No deben ser retornados a países donde no estarán adecuadamente protegidos o donde tengan miedo de padecer persecución. Los procedimientos de retorno y readmisión no deberían impedir el examen adecuado de las situaciones individuales. Además, urge crear más vías de acceso seguras y legales a Europa, mediante el reasentamiento de los migrantes, el proceso de la reunificación familiar y la expedición de visados humanitarios. Éstos serían métodos que podrían ayudar a resolver el problema de manera más efectiva.

¿La Cruz Roja está presente en Siria? ¿Cuál es la situación en el país?

Sí, el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja está presente en Siria. La Media Luna Roja Árabe Siria (MLRAS), con el apoyo de la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (FICRMLR), está distribuyendo ayuda humanitaria a personas afectadas por el conflicto (alimentos, agua, saneamiento, servicios de salud y apoyo psicosocial, desde el inicio del conflicto…). Después de cinco años de conflicto, la situación del país es de extrema gravedad. Más de 13 millones de personas necesitan ayuda humanitaria para sobrevivir, de las cuales 5 millones son infantes. Más de 4 millones de personas han huido de Siria y 9 millones más se han desplazado por dentro del país. 250.000 personas han muerto, cosa que equivale a 130 personas al día durante 5 años, y 100.000 han desaparecido. A pesar de las graves necesidades sociales y sanitarias del país, la mayoría de hospitales sirios no funcionan. También hay que recordar que 48 miembros del personal y el voluntariado de la Media Luna Roja Árabe Siria, así como 7 de la Media Luna Roja Palestina, han muerto llevando a cabo su tarea humanitaria. Por eso, el Movimiento Internacional de la Cruz Roja ha reiterado en numerosas ocasiones que es necesario respetar la labor del personal humanitario en zonas de conflicto.

¿Qué opináis sobre la propuesta de alojar personas refugiadas en domicilios de particulares?

Valoramos muy positivamente todas las propuestas de poner en marcha actividades que promuevan la solidaridad en acogida e integración de estas personas. Intentaremos aprovechar todos los posibles ofrecimientos que nos hagan, tanto desde las administraciones públicas o privadas como de particulares, de locales, pisos u otros recursos que puedan favorecer y dar apoyo a nuestra intervención. En cuanto a los ofrecimientos de personas particulares tanto para acoger en sus domicilios a personas refugiadas como para darles apoyo en su proceso de integración, nuestra postura es la de agradecer su solidaridad y tomar nota de sus datos. Por ahora, únicamente estamos atendiendo a las personas llegadas a nuestras fronteras, para las cuales ya contamos con los recursos necesarios. Una vez que se materialice la llegada de más personas, conozcamos sus necesidades y sepamos los recursos disponibles, nos pondremos en contacto con ellos para concretar su colaboración. Esta colaboración la orientamos fundamentalmente hacia su proceso de integración (conocimiento del entorno, del idioma, acompañamiento, formación, ocupación…) más que hacia el alojamiento en su casa, que esperamos que se cubrirá a través de otros medios. Creemos que sin un estudio riguroso y la realización de todos los pasos previos para poder garantizar la idoneidad de las familias de acogida y sin un conocimiento en profundidad de las familias refugiadas, no podríamos canalizar estos alojamientos. Pero entendemos que habrá muchas otras posibilidades de colaboración muy beneficiosas para la integración de las familias.

¿Qué debería hacer para ayudar a la población refugiada como cooperante de la Cruz Roja?

Para actuar delante de situaciones de emergencia, el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y La Media Luna Roja cuenta con diferentes ERU (Unidades de Respuesta en Emergencia, en sus siglas en inglés), especializadas en diferentes temáticas: agua y saneamiento, saneamiento masivo, distribución de productos básicos, curas básicas de salud, logística, telecomunicaciones… Para más información, podéis consultar la web de las ERU de la Cruz Roja Española. Para cualquier duda, también podéis llamar al teléfono 93 300 65 65 (Cruz Roja Cataluña).

Y desde Cataluña, ¿qué puedo hacer para colaborar con la atención a la población refugiada?

Hay diferentes maneras de colaborar con la tarea de la Cruz Roja con la población refugiada. Una de ellas es hacer una donación económica para financiar la tarea humanitaria de la Cruz Roja, ya sea para las acciones de cooperación internacional o para los servicios de acogida e integración en nuestra casa. También se puede dar apoyo a la población refugiada como voluntario o voluntaria de la entidad, haciendo tareas de acompañamiento y de atención personalizada. La Cruz Roja se encarga de proporcionar al voluntariado la formación necesaria para poder participar en estos programas, además de darles el apoyo que sea necesario mediante su equipo técnico. Para cualquier duda relativa a tu donación puedes ponerte en contacto con la Cruz Roja en el 902 22 22 92.